miércoles, 13 de agosto de 2008


MANARE


El cielo
abandonó su altura
para convertirse en playa

Azul profundo
sueños en humedad
intimidad sumergida

Sol febril que invita
desnuda
detona placeres

Pequeño paraíso diurno
atascado en la garganta de un pueblo
negado a perecer

espectro de su propia incertidumbre

Georgina Ramírez

7 comentarios:

HILDE dijo...

Debe ser como estar en el cielo flotar en esas aguas y tu poema lo dice e invita...

(lo logré!)HILDE

raga dijo...

Cómo llego???!!!


dos besos

Georgia dijo...

Esta es una isla que se encuentra en Mochima, sencillamente un pedacito de cielo

Ophir Alviárez dijo...

"Pequeño paraíso diurno
atascado en la garganta de un pueblo
negado a perecer"

Descripción exacta por conocida...

Gracias por la visita, me quedo cerca.

OA

Aramakao dijo...

Bonito poema
UN ABRAZO

La Gata Insomne dijo...

aquí también tengo unos trozos de cielo caídos separados del paisaje por pueblos anclados en su orilla

un gusto conocer este lugar

Cynthia dijo...

Me gustaría estar ahí, es hermoso.
Te he leído, me alegra haber encontrado este lugar, me gusta como escribes.
Gracias por tu comentario.