domingo, 28 de febrero de 2010


Me arrimo
sin dejar huellas
sonrío
y disimulo

mientras
trepas por mis sueños
tañes mis entrañas
anclas besos
a mi boca

me suspendo
en la punta de tu abismo

discretamente
escondida debajo de tu almohada

13 comentarios:

Daniel dijo...

acercate al fuego
sin puertas

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre es un palcer pasar por tu espacio. Hasta un lunes por la mañana. jajaja

Saludos y un abrazo enorme.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Me temo que la adicción es mútua, Georgia!!

Mil besos, estupendo este poema.

Marian

-Pato- dijo...

Entrás en sus sueños...

Me gusta tanto tu poesía, siempre me deja volar por donde yo quiero.

Besos.

Ophir Alviárez dijo...

Invitan a más los versos...

Abrazos!

Ophir

Abriles dijo...

me gusta tanto esta entrada Georgia. ya te eextrañaba la verdad.-

y esa foto!! que ganas de esa ventana. mis vecinos se morírian

Walter Portilla dijo...

Georgia, tan sutil y con la imaginación que nos queda suspendida, el deseo de querer sentir ese calor de un lecho adormecido. Sutil y tierno, excelente. Esta noche, antes de dormir, levantaré mi almohada, tal vez encuentre esa sorpresa. Un beso.

Isabel Huete dijo...

Y digo yo que por qué iremos siempre de "clandestinas" cuando nos devora la pasión... :)
Tan hermoso como todos tu poema.
Besos grandotes.

DINOBAT dijo...

Entras o te escondes?

BAO dijo...

Hermoso, ¡bello tu blog!

Martín dijo...

hermoso escondite.

Cíclopa dijo...

Georgia y la suavidad de sus poemas,
un abrazo, gracias por las visitas.

AngelPoesia dijo...

Despiertas una enorme cantidad de imágenes con este sublime poema..

Es una deliciosa experiencia releer cada verso.

Gracias