viernes, 6 de marzo de 2015

LO QUE CALLA LA NOCHE

 






















IMPRÓLOGO
 

Me han pedido un prólogo.  
Corto, me dijeron, pocas palabras  
pero que abran lejanías. 

OctaviO Paz
 

Recopilación de tuits, epígrafes, costuras calcinadas. 
Brevedad que apuesta a lo entredicho, 
al poema que duda perdurar.
 

Georgina Ramírez entrega en estas páginas 
no solo cuanto calla la noche, 
sino lo que ella misma
—alguna vez— 
decidió silenciar 
y que por inesperado sortilegio 
entrega a imprenta con los labios detenidos 
en un imposible pie de página.
 

Libro de constancias y febrilidades. 
Sobresalto de la memoria, la escritura, el desamor.
 

Libro de intensidades contenidas: como un tuit, un jadeo, un adiós.
Libro que calla lo que no calla.
 

Jacqueline Goldberg


***
Refúgiate en mis besos
 —me dices— 
pero conozco 
todas las trampas de tu boca   

***

En esta historia
mis ojos
piden
un poco de sequía

***

Quizá esto era el destino
remar lejos de tu cuerpo
para naufragar en tu orilla

***

Un pájaro intenta
el escampado en mi ventana
no sabe del diluvio dentro





En la inmensa noche del ciberespacio Sobre Lo que calla la noche, de Georgina Ramírez, por Miguel Marcotrigiano:

"La memoria persiste en la profunda noche de la arcana cibernética. La antigua ciencia se transforma en realidad. El demonio se torna ángel, solo para volver a hundirse en las entrañas del sacrificio. Estemos atentos, pues si  no visitamos a los muertos, estos se levantan, hincan sus dientes en nuestra carne y logran así vengarse de los tiempos. Saludamos esta publicación de Georgina Ramírez y auguramos nuevos vientos  que impulsen la palabra de siempre."


http://t.co/eXcsgoMdQg






 "Un homenaje a lo efímero.  A la urgencia de expresar. Una magnífica forma de manifestar la contundencia que puede llegar a tener la brevedad.
Son poemas, que son sentencias, que son microcuentos, que son tuits. Tuitpoemas.
Son textos escritos entre hashtgags, etiquetas, que no llegan en la mayoría de los casos a 140 caracteres pero contienen una historia, un relato que se cuenta y se sugiere..."

Golcar Rojas 

http://www.codigovenezuela.com/2015/03/opinion/golcar-rojas/lo-que-calla-la-noche-por-golcar-rojas-marquina-golcar1



Para la adquisición del libro:

Ya disponible para la venta el poemario "Lo que la noche calla" de Georgina Ramirez a través de MercadoLibre

http://articulo.mercadolibre.com.ve/MLV-435619403-poemario-lo-que-calla-la-noche-de-georgina-ramirez-_JM

jueves, 25 de septiembre de 2014

MANTIS



 MANTIS


Se abre la pierna para fracturar el mundo

Y la boca
que en vano intenta desviarse
se enreda

Un caudal en ráfaga
hace estragos
los olores arañan

la lengua devora todo resto
cae rendida ante el follaje
perece

Hay presas que merecen ser mordidas

Georgina Ramírez


sábado, 30 de agosto de 2014

HAYKU CON INTENCIÓN DE DESPEDIDA










HAYKU CON INTENCIÓN DE DESPEDIDA
 



Hoy voy bordando
otoños en tu nombre
con otro cuerpo

Georgina Ramírez

jueves, 20 de febrero de 2014

PEREGRINACIÓN






Yo nunca pedí esta guerra

ni siquiera pedí la oración
que me cuelga del pecho

Yo no quería estar muerta
para pelearla desde mi tumba


Georgina Ramírez

lunes, 6 de enero de 2014

SOBREDOSIS DE COMAS






Te levantas, como cualquier día, repasas oraciones, mantras, aseo, alimentas al gato, suena la canción que despierta al día,  lees las noticias aunque prometes no dejarte contaminar por la realidad, paras, intentas la metáfora, se te atraganta el poema, te refugias nuevamente en esos 140 caracteres que te resumen el mundo, que desnudan un país, te sobran los motivos para fracturar la esperanza, se  esconden los conceptos de resistencia, tolerancia, te cuestionas, te deprimes, se acaba el chocolate, se opacan las buenas noticias, se propaga la orfandad, sí, la orfandad, porque cada día un niño pierde a su padre, pierde a su madre, todos saben, nadie dice, prohibida la ira, el llanto, prohibido el rojo en la sangre, de nuevo las oraciones, los mantras, el gato entiende, no come, se sienta al lado y acompaña, una noticia descuella, la sangre no sabe ocultar su color, la niña no entiende el rojo en su pierna, en los cuerpos inertes de los padres, la niña no entiende, llora, siente miedo, mucho miedo a tanto rojo, miedo de ese rojo que le mutiló el futuro, tú también sientes miedo, asco, no más rojo, suplicas porque este país pueda amanecer desteñido.


Georgina Ramírez