sábado, 24 de julio de 2010


GINGER

El emboque
traspasa el límite de la punta de mi lengua
se acomoda tímidamente al final del camino,
mientras el calor cobra fuerza y derrite mi saliva

hay una combustión dentro de mí
al tinto contacto
inflamable
estallando los sabores

¿cómo apagar el fuego que dentro quema?
si ni siquiera la piel
disuelta en sintonía de un movimiento
que de un lado a otro
intenta calmar el volcán que detonó el encuentro

aún fenecido y en solitario
sigue encendido el refugio
donde antes tú.


Georgina Ramírez

12 comentarios:

MarianGardi dijo...

Versos impactantes Georgia, siempre me gusto tu estilo y maestría.
Gracias por no olvidarme.
Un abrazo poeta grande

elisa...lichazul dijo...

que seducción implícita
versos provocadores.... inquietos e insurrectos
Felicitaciones Geogia, siempre es un gusto y una frescor leerte

besitos de luz
gracias por esas huellas, ten un precioso fin de semana

(ania) dijo...

Excelente!
Te dejo un abrazo, donde antes tú...

La sonrisa de Hiperión dijo...

hay fuego que queman, y sólo pueden ser refrenados con más fuego

saludos y un abrazo.

MentesSueltas dijo...

Georgina, un placer descubrir tu espacio y tus letras...

MentesSueltas

TORO SALVAJE dijo...

Que buen poema Georgia.
Ese volcán es incontrolable.

Besos.

Alicia dijo...

Una poesía erótica, difícil arte, excelente tu decir.
Un abrazo.
Alicia

Conciencia Personal dijo...

Volcán en plena erupción, lavas que queman con las palabras.

Un saludo mexicano, Monique.

De Lirium soy dijo...

Y siempre, o a veces, quedan esos refugios encendidos...
Hermosa manera de enlazar palabras la tuya...
Un placer haber llegado aquì.
Un beso

Javier F. Noya dijo...

Y que nunca se enfríe. Bello poema que nos transporta a esas ebulliciones de las que no queremos salir. Besos.

Máximo Ballester dijo...

Un poema sensual y de los sentidos. Muy bueno.
(Gracias)
Un abrazo.

Conciencia Personal dijo...

Un abrazo de verano, Monique.