martes, 14 de septiembre de 2010


Solo fuimos dos extraños
tomados de la mano

en mi vientre árido
sembraste raíces
escurriendo los frutos del ensueño

yo he vivido un ocaso
en tu primavera
un espejismo
donde calmar la sed

un amor inmolado
sobre el vértice
de una quimera.
Georgina Ramírez

9 comentarios:

Javier F. Noya dijo...

Así son esas aristas sin limar, que el tiempo no ayuda a pulir y, quizá antes del tiempo deseado, nos mata el sentimiento. Muy bello poema, como dejándose caer. Besos.

elisa...lichazul dijo...

he vivido un ocaso en tu primavera
es genuinamente acertada la imagen
mejor haberla vivido que haberla dejado pasar
un dulce frescor para labios a punto de estar marchitos

precioso me ha gustado mucho mucho
besitos de luz Georgia
felicidades

Alicia María Abatilli dijo...

Quizás de esa quimera brotará una vida que será poesía.
Alicia

carmensabes dijo...

Amor inmolado pero amor al fin.

Me gusta como escribes, seguiré tu pista, besos.

-Pato- dijo...

La foto, junto al poema es un desgarro.

Dos extraños tomados de la mano... el hecho de no poder acercarse al otro, no poder estar en el otro, sentirlo lejos por mas que su mano esté tomando la nuestra, es muy doloroso.

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Desencanto y realidad.
Buen poema.
Y los tres versos finales geniales.
Me gusta mucho.

Besos.

Walter Portilla dijo...

Así, de ser mujer, hubiera yo sentido. Caminamos muchas veces de la mano de alguien que vive dentro nuestro, pero ambos como perfectos extraños. Un tanto doloroso tu poema querida Georgia, pero muy real en estos tiempos. Un beso y abrazos enormes, laaaargos.

Abriles dijo...

ufff! excelente Georgia... estremecedor

La sonrisa de Hiperión dijo...

Un amor, que existe y cualquier día, de repente, deja de existir. EL mundo es como es.

Saludos y un abrazo.